Foto hecha Por Matías! Nombre Real: Matías S. Zavia

Hoy os hablaré de una de las máquinas más conocidas para torturar. El potro o la maquina de estirar, fue utilizada en la Edad Media contra las personas que iban en contra de la iglesia.
La víctima es atada al instrumento y estirada rápidamente o gradualmente por periodos de días. Se reportaron casos de cuerpos estirados hasta doce pulgadas (30.5 centímetros) como resultado de la sistemática dislocación de cada cuyuntura del cuerpo, fuertes ruidos de huesos dislocados, gritos de agonia y futiles pedidos de misericordia retumbaban por el taller del inquisidor. Con el prisionero atado a este horrible aparato, el inquisidor también usaba un variedad de torturas mas sutiles.
_____________________________________________________________________________________________________