Todo el mundo sabe que las comparaciones son odiosas pero espero que este monólogo os haga verlas con un poco más de humor: